Publicado el: 20 de mar, 2020

ÉMILE NTAMACK: "LA PANTERA NEGRA" DEL RUGBY MUNDIAL VISITÓ CHILE

Uno de los mejores rugbistas en la historia de Francia, y de todo el planeta, se hizo presente en nuestro país para realizar charlas y clínicas deportivas con Stade Toulousain Chile.

 

 

Por Jorge Andrés Aldunate Infante, Arusa. Foto: Cristóbal Alarcón, gentileza prensa Stade Toulousain Chile.

 

Émile Ntamack nació en Lyon en junio de 1970. Sin embargo, al ser esta una ciudad netamente futbolizada, es que a temprana edad “Milou”, como llaman cariñosamente a Émile sus familiares y amigos, decidió emigrar e Toulouse para cumplir con su sueño de niño: ser un rugbista profesional.

 

Cuando era chico vivía con mi familia en Lyon, una ciudad muy futbolizada. Allí, mi papá era árbitro de fútbol y desde pequeño me inculcó el amor por el deporte. Recuerdo que una vez siendo muy pequeño llegó a mis manos un balón de rugby y fue amor a primera vista con la ovalada. Con el tiempo crecí y era tanto mi pasión por el rugby que decidí mudarme a Touluose, una ciudad donde este deporte es pasión y religión, para así perseguir mi sueño de transformarme en rugbista profesional”, recordó la estrella francesa.

 

Efectivamente, el año 1989 Ntamack recaló en el Stade Toulousain: club fundado en 1907 y que con 113 años de vida institucional es uno de los clubes de rugby profesionales más antiguos, prestigiosos y tradicionales no solo de Francia, sino que también del mundo entero.

 

Además, con veinte títulos nacionales en su palmarés, el equipo del sur de Francia es el más ganador y actual monarca del Top 14 galo: la competición rugbística más importante del país y de la que el Stade Toulousain ha formado parte en todas sus ediciones. “La Pantera Negra”, como también es conocido Ntamack, contribuyó con siete de esas conquistas a nivel local: las temporadas 1988/89, 1993/94, 1994/95, 1995/96, 1996/97, 1998/99 y 2000/01. Además, junto a su equipo levantó el trofeo de la Copa de Francia en sus ediciones 1992/93, 1994/95 y 1997/98.

 

Por si fuera poco, en la temporada 1995/96 Ntamack fue el primer capitán en levantar la Copa de Campeones de Europa y aportó en la obtención de otras dos -2002/03 y 2004/05- de un total de cuatro títulos europeos que el Stade Toulousain posee en sus vitrinas (la última conquista fue el año 2009/10).

 

A nivel selección, “Milou” debutó con “Les Bleus” en 1994 y en diez años defendiendo a su país marcó la friolera suma de veintisiete tries y 135 puntos totales. Pero sin lugar a dudas su máximo logro fue haber ganado el Torneo Seis Naciones la temporada 1997 y haber disputado los mundiales de Sudáfrica 1995 -donde su equipo fue tercero- y Gales 1999, resultando vicecampeón en este último certamen.

 

Con sus 1.89 metros de altura y 92 kilos de peso, Émile Ntamack era un jugador completísimo: hábil, duro, veloz, con estampa de líder y sumamente cerebral. Además, era un rugbier polifuncional, pues podía rendir a la perfección tanto como centro, wing o fullback. Todos estos atributos le significaron ser considerado por el neozelandés Jonah Lomu (Q.E.P.D.), como el rival más completo que le tocó enfrentar en una cancha de rugby.

 

Con 49 años y retirado desde el año 2005 tras largas y exitosas diecisiete temporadas defendiendo la casaquilla de la única institución profesional en la que jugó, hoy “La Pantera Negra” está a cargo del centro de formación del club más grande de Europa. Bajo ese contexto, es que el pasado 8 de marzo arribó a nuestro país invitado en compañía de Danko y Cristóbal Alarcón, ambos de Stade Toulousain Chile. Lo anterior, con el objetivo de dictar charlas a entrenadores y clínicas de rugby destinadas a jugadores de todas las edades y, también, buscar nuevos talentos nacionales que se puedan sumar a los chilenos Salvador Lues, Tomás Salas (ambos formados en COBS) y Javier Meneses (ex Universidad Católica) como integrantes del equipo en Francia.

 

Stade Toulousain es un semillero constante de grandes rugbistas para la selección francesa de rugby. Además, es la institución más laureada de Europa y, en consecuencia, uno de los equipos más poderosos a nivel mundial, sino el más importante. No por nada cada vez que el club ejerce de local en nuestro estadio más de veinte mil almas colman sus tribunas para alentar al equipo”, reveló Ntamack.

 

En nuestro país, Émile Ntamack visitó Santiago, Chicureo, Concepción, Lota, Viña del Mar y Valparaíso donde, además de liderar las charlas y clínicas descritas anteriormente, visitó una serie de lugares turísticos: el casco histórico de la capital, barrio Lastarria, Palacio de La Moneda, Cerro Santa Lucía, mirador Lo Curro, mina El Chiflón del Diablo, Reloj de Flores de Viña del Mar y el cerro Concepción de Valparaíso, entre otros. En todos ellos recibió el cariño y la hospitalidad de los chilenos.

 

Chile es un país maravilloso. Esta es mi primera visita y he tenido la fortuna de visitar un montón de ciudades y lugares espectaculares. Además, realizamos una charla en Mendoza, Argentina, y quedé realmente impresionado con la majestuosidad de la cordillera de Los Andes. La gente ha sido muy cálida conmigo y la verdad es que quedé enamorado de Chile”, contó el mundialista en Sudáfrica 1995 y Gales 1999.

 

El sello Stade Toulousain

 

Émile es profesor de educación física e inmediatamente tras colgar los botines de estoperol largo comenzó su carrera como entrenador, especializándose en las categorías menores y juveniles del club de toda su vida. Allí dicta charlas y clínicas de rugby donde promueve los principios de la filosofía de juego de Stade Toulousain. Estos son: continuidad, velocidad e intensidad.

 

A la hora de hablar de sus conocimientos sobre la ovalada nacional, si bien Ntamack confesó no estar muy al tanto del nivel de la liga local, el francés dijo haberse enterado de los éxitos de Chile 7s y del reciente triunfo de Selknam ante Peñarol en Uruguay y explicó que hace un par de meses atrás se incorporaron de muy buena manera al equipo de proyección los tres jugadores nacionales mencionados anteiormente.

 

He estado al tanto de los importantes éxitos que en el último tiempo ha alcanzado su selección de rugby reducido y también del reciente triunfo de Selknam ante Peñarol en Uruguay. Sin lugar a dudas, ambos son un tremendo logro para el rugby de su país. A nivel de la liga local, si bien no estoy muy al tanto de los resultados, el año pasado incorporamos a tres jugadores a nuestro team de proyección: Salvador Lues, Tomás Salas y Javier Meneses. Los tres son muchachos muy jóvenes y con un enorme potencial y ganas para transformarse en rugbistas profesionales. Como Stade Toulousain estamos muy contentos con su aporte y sacrificio y estos meses hemos visto sus avances en las áreas física, técnica y táctica por el hecho de entrenar diariamente con los mejores jugadores del rugby europeo y mundial. Ojalá se puedan sumar nuevas promesas del rugby chileno a nuestro equipo”, dijo el oriundo de Lyon.

 

Con respecto al sueño de ser rugbista profesional y en base a su experiencia de haber jugado dos copas del mundo, Émile Ntamack le envió un mensaje a los jugadores de Selknam que están realizando sus primeras armas en el mundo del profesionalismo: “a los rugbistas de Selknam les deseo todo el éxito del mundo en este nuevo desafío que implica ser rugbista profesional, donde la clave del éxito está en el trabajo, sacrificio y humildad. Pero tampoco nunca olviden que el rugby es un deporte de valores, de familia, de amigos y eso tampoco lo pueden dejar de lado nunca. Si bien es importante dar el cien por ciento de ti para lograr resultados, el rugby es un deporte que nunca pueden dejar de amar, pues si se pierde la llama y la pasión por jugarlo nada de lo otro puede compensarlo. Mi consejo es que disfruten al máximo esta experiencia”.

 

Sobre el nivel visto en las clínicas de rugby que lideró en Chile, “Milou” dijo haberse sorprendido gratamente con los rugistas chilenos y de la gran convocatoria que estas actividades  tuvieron. “El rugbista chileno, desde los más pequeñitos hasta los veteranos, son tremendamente apasionados por el rugby. Tanto en Chicureo, Concepción, Viña del Mar y Santiago tuvimos una increíble convocatoria de jugadores. Lo mejor que pasó fue que todos estaban dispuestos a aprender y mejorar sus habilidades. Si bien es imposible enseñar todo en una hora de entrenamiento, creo que la experiencia fue bastante enriquecedora y positiva tanto para ellos como para mí”.

 

Por último, Émile Ntamack quiso dejar un mensaje a todos los rugbistas y amantes del deporte de la ovalada en nuestro país: “amen el rugby como si fuera parte de su familia. Respétense a ustedes mismos, a sus compañeros y a sus rivales. Si bien es importante ganar, nada lo es más que los valores de nuestro deporte. Recuérdenlos y aplíquenlos siempre: respeto, integridad, pasión, solidaridad y disciplina. Un saludo a todos ustedes y muy especialmente a mi amigo Sergio Delgado, que siempre me habla maravillas de su club Old Mackayans RFC, el más ganador fuera de Santiago según lo que me contó”.

 

Arusa 2020 ©